Con mucho oficio y poco juego Juventud derrotó a Defensores en Salto

Fue uno a cero a los 43 del complemento. De esta manera se consolida en zona de clasificación a dos puntos del líder Sportivo Baradero, con quien jugará el próximo domingo en Pergamino. La Juve recurrió a su oficio y concentración mientras sigue esperando que retornen los partidos bien jugados que supo tener al comienzo del certamen.

Resulta extraño jugar al fútbol sin el fútbol, y más extraño aún ganar partidos con muy poca tenencia y eso lo ha logrado Juventud en los últimos encuentros, fundamentalmente de visitante dónde consiguió 11 puntos sobre 15.

A diferencia del inicio del campeonato donde generaba mucho y convertía poco, Juventud mutó sobre la marcha y a juzgar por la efectividad no le ha ido mal. Desde el encuentro en San Nicolás con Belgrano el Celeste comenzó a trabajar los partidos y demostró mucho oficio aunque al principio se complementaba con juego, variantes y jugadores que llegaban al área rival.

Paulatinamente ese equipo equilibrado comenzó a perder juego pero conservó intacto su oficio y por eso ganó el domingo ante Defensores consolidándose en el segundo lugar de la tabla, a dos puntos del primero y en zona de clasificación.

De los 90 minutos ante Defensores jugó bien solo los primeros 15, y le alcanzó para crear dos situaciones muy claras que no pudo convertir y merecía claramente ir ganando el partido. Desde ese momento hasta el final La Juve entregó la pelota y el campo, David Rubio y Germán Bentos, que jugaron de volantes centrales por la ausencia de Martínez suspendido y Lucas Fernández lesionado, no recuperaban, los volantes por afuera Germán Pérez y Braian Cascardo, perdieron la dinámica inicial y Raya entró en la habitual confusión sobre si juega de volante adelantado o delantero atrasado aunque terminó casi siempre luchando en el medio y en consecuencia el único delantero Franco Stella, estuvo muy aislado, sin compañía y en la única asistencia seria que tuvo cabeceó rozando el palo, al inicio, y después nada más. Los marcadores de punta cumplieron su función básica que es la marca pero en ningún momento se proyectaron y se acoplaron al equipo en función de ataque.

Ya en el segundo tiempo el equipo de Pergamino mostró apenas una reacción y no por adueñarse de la pelota sino por disputar el partido un poco más lejos de su área estableciendo el lugar donde se jugarían los segundos 45 minutos: La media cancha.

Defensores no mostraba grandes variantes pero si trataba bien la pelota, era prolijo y cuando creyó que Juventud le bajaba la persiana al partido siguió intentando, sin mucha profundidad pero con la posesión asegurada. Promediaba el segundo tiempo y para Juventud ya habían pasado los malos momentos, que fueron dos y en ambos casos los resolvió excelentemente el Pato Abraham.

Antonetti realizó cambios que no modificarían el funcionamiento de su equipo, el final se acercaba y los dos parecían conformes con el punto, situaciones claras ya no había y el empate era en realidad los más justo aunque a los 43 del complemento La Juve consiguió salir rápido y mediante una contra letal por la izquierda, Silva asistió a Rubio quién le pegó de lleno y la colgó en un ángulo. Golazo.

Era el uno cero, eran tres puntos, era otro triunfo de visitante. Una vez más Juventud encontró en su oficio lo que no pudo con su juego en una semana complicada. Lesionados, expulsados y primera derrota del año, era un desafío importante para el equipo y cumplió. Le alcanzó con el oficio que debe ser complementado con juego, algo que Juventud por ahora no consigue.

Comentarios

comentarios